¿Son los juegos serios realmente juegos?

¿Son los juegos serios realmente juegos?

¿Son los juegos serios realmente juegos?

A lo largo de los últimos años, un nuevo término se ha hecho muy popular y ahora se ha vuelto común en el corazón de las alternativas educativas: ¡los juegos serios! Estos juegos educativos se están volviendo cada vez más frecuentes en el mundo de la formación y la educación. Pero, ¿realmente sabemos lo que es un juego serio?

En esta descodificación de los juegos serios como método de formación y comunicación se cubrirán los siguientes asuntos:

A lo largo de los últimos años, un nuevo término se ha hecho muy popular y ahora se ha vuelto común en el corazón de las alternativas educativas: ¡los juegos serios! Estos juegos educativos se están volviendo cada vez más frecuentes en el mundo de la formación y la educación. Pero, ¿realmente sabemos lo que es un juego serio? ¿Puede un juego servir a otro fin que el de proporcionar diversión? ¿Puede diseñarse con una finalidad distinta del placer puramente recreativo? Vamos a intentar responder a estas preguntas por usted.

¿Cuál es la definición de juego serio?

Antes de continuar, debemos preguntarnos: ¿qué es un juego serio? Julián Álvarez define juego serio como “una aplicación informática en la que el objetivo es combinar aspectos serios como la enseñanza, el aprendizaje, la comunicación y la información, de forma no exhaustiva, con la energía lúdica de los videojuegos”. Así que es un juego informático cuyo principal objetivo no es el puro entretenimiento, ya que pretende estimular el aprendizaje. Por supuesto, Álvarez no es el único que ha propuesto una definición para el término. Otros, por ejemplo, definen un juego serio como una actividad divertida que no necesita estar digitalizada.

Definición de juego de Caillois

Sin embargo, Roger Caillois ha desarrollado una definición opuesta a la definición establecida por Álvarez. Habiendo trabajado extensamente en la cuestión del juego, el sociólogo define la actividad como:

Según la definición de Caillois, los juegos serios no pueden considerarse juegos ya que no son improductivos (su principal objetivo es estimular el aprendizaje, siendo la diversión un objetivo secundario). A menudo, el instructor que ofrece el juego serio proporciona el juego a sus estudiantes como una tarea, y es en este sentido en el que también podemos decir que el elemento de ‘libertad’ de Caillois no puede aplicarse a los juegos serios. Así pues, ¿por qué utilizamos el término ‘juego’?

¿Puede un juego ser un juego si su principal objetivo es ser educativo en lugar de ser improductivo?

Por lo tanto podemos preguntarnos sobre la validez del término ‘juego’ cuando hablamos de una actividad no diseñada con propósito de entretenimiento. Es posible que el término no sea el más prudente en el sentido tradicional de la palabra. En realidad, no es tanto un caso de jugar como un caso de utilizar los mecanismos lúdicos de un juego para servir a un propósito educativo. Jess Schell, por ejemplo, habla sobre la ludificación del aprendizaje. La cuestión de si los juegos serios reúnen los requisitos para considerarse ‘juego reales’ solo surge si tomamos las definiciones de Caillois y otros autores, que consideran la improductividad de los juegos un punto de referencia. No obstante, para muchos autores, llevar una dimensión lúdica al contenido educativo es suficiente para que la actividad se considere un juego.

¿Qué interesa a los usuarios en los juegos educativos y el contenido digital interactivo?

A pesar de cualquier duda que pueda plantear el término ‘juegos serios’, la ludificación del aprendizaje continúa desarrollándose. Lo cierto es que usar mecanismos de juego en el contexto de la formación y la educación ofrece numerosas ventajas. En 2016, Djaouti destacó los usos de un enfoque lúdico en el aprendizaje:

La ventaja principal que podemos encontrar en el uso de los juegos serios en la formación es el impacto positivo general en la motivación de los estudiantes. Numerosos estudios sobre el uso de juegos educativos a largo plazo demuestran que los juegos serios pueden producir un notable aumento de la motivación de los estudiantes (cf: Malone, 1981 ; Wastiau y otros, 2009).

Es más, los juegos serios también pueden ofrecer a los estudiantes acceso a un ámbito de experimentación en el que se les invita a poner a prueba su habilidad para pensar y reflexionar. Una gran mayoría de los juegos serios están diseñados con un estilo de aprendizaje de prueba y error: el estudiante construye mentalmente una “hipótesis” que pondrá a prueba en el juego. El juego prueba o refuta la hipótesis y anima al jugador a revisar su enfoque hasta que encuentre una solución que le permita tener éxito. Por lo tanto, un juego serio que se considere ‘bueno’ ofrece a los jugadores soporte para ayudarles a formarse una hipótesis adecuada de forma independiente (Sánchez, 2011).

Usar juegos educativos también permite al educador tener en cuenta el rango de habilidades y disparidades en un grupo (Kafai, 1994). Así pues, cada estudiante puede progresar en el juego a su propio ritmo: un estudiante que necesita múltiples intentos en una sección para llegar a la solución puede empezar de nuevo sin miedo a ser juzgado por sus compañeros. De igual forma, un estudiante que tiene éxito en su primer intento no se sentirá frustrado al tener que esperar a que sus compañeros le alcancen.

Por último, algunos juegos serios favorecen las interacciones educativas entre estudiantes, en el estilo de los juegos multijugador que facilitan la implementación de Zonas de Desarrollo Próximo (Vygotsky, 1985).

Cómo crear un juego serio

Aunque usar juegos serios en la formación puede ofrecer ventajas significativas, lo cierto es que deben implementarse bien para que sean efectivos. Por encima de cualquier otra cosa, todos los enfoques lúdicos deben ser pertinentes y coherentes con el contenido del curso para ser funcionales. No puede integrar un juego serio en cualquier punto de un curso simplemente para poder ofrecer un juego serio. La mejor manera de integrar con éxito juegos serios relevantes que den soporte al contenido de su curso es que los desarrolle usted mismo. ¿No sabe cómo hacerlo? ¡No hay problema!

El equipo de Drimify está compuesto por expertos en ludificación que pueden guiarle en la creación de una estrategia, además de proporcionarle soporte a lo largo de todo el desarrollo e implementación de su proyecto. El Dynamic Path™ le permite crear un escenario alternando entre contenido educativo y experiencias de juego interactivas a través de aplicaciones divertidas de formación profesionales. Otra ventaja de utilizar nuestra plataforma es que es muy fácil de usar y accesible para todo el mundo, sin necesidad de conocimientos técnicos especializados. Usted tiene el control total del proyecto y el trabajo de diseño se realiza de forma colaborativa.

Conclusión sobre el uso de juegos serios

Para finalizar, aunque el término ‘juegos’ educativos puede implicar una elección de palabras controvertida a ojos de algunos escritores, eso no hace menos cierto el hecho de que integrar mecanismos de juego en las técnicas de enseñanza para cursos de formación y educativos proporciona una estrategia positiva y beneficiosa para el usuario final. La única condición para una integración exitosa es garantizar que el juego seriob sea relevante para el contenido.


Bibliografía

Otros Recursos

Blog

12 razones para elegir Drimify

Personalización de gráficos avanzada

Fácil integración

Conceptos de juegos populares

Juego de calidad

Tecnología HTML5

Multiplataforma (móvil y PC)

Creación de marca y marcas compartidas

Multilingüe

Alojamiento CDN superrápido

Marca blanca

La oferta más competitiva del mercado

Entregado en unos minutos

Pruebe Drimify